UN RATITO A SOLAS

El viernes mi marido me dió una sorpresa, sabeis cuál fue? irnos a comer los dos solos fuera de casa!!!.

Parece una tontería, pero desde que tenemos a los niños no tenemos apenas tiempo para estar solos aunque todos los días, cuando los peques se van a la cama, nos reservamos unos minutos para hablar de nuestras cosas y estar juntos; así que como los críos no tenían puente y los viernes se quedan en el comedor aprovechamos para salir de "novios" y la verdad es que hizo mucha ilusión que me pidiera una cita, ja, ja, ja.

En un momento me preparé y nos fuimos rapidito porque luego teníamos que ir a recoger a las criaturas.

Comimos un menú del día, que nos supo a gloria, hicimos unos recados y a por los "bichos" a clase.

Con qué poco podemos ser felices, eh?.
Sólo quería compartir con vosotr@s ése momento de alegría.

¡¡Hasta pronto!!
Bss.

Comentarios

Urban ha dicho que…
Pues esos ratitos son los que valen la pena!! : D

Musus

Que suerte tienes con tu marido : D
Eva Menéndez ha dicho que…
Ya lo creo Urban!!
Me recordó a cuando empezamos a salir hace 18 años y recorríamos medio Bilbao para estar juntos 10 min.
Silvibil ha dicho que…
Hola Eva! qué bonito detalle tuvo tu marido, es una gozada poder disfrutar de esos pequeños momentos que nos da la vida.
Besos

Entradas populares de este blog

HABLEMOS DE... COVERMARK: SIN RASTRO DE MARCAS

BAJO LA LUPA... ANTIOJERAS CERNOR (1ª PARTE)

¿PARA PRESUMIR HAY QUE SUFRIR?