OMMMMM...

Ayer fue la primera clase de yoga de mi vida. Es algo que siempre he querido hacer y nunca me decidía y ahora que estoy pasando una etapa en la que estoy bastante estresada he decidido que era el momento de empezar.

La clase duró una hora y media y tengo que reconocer que me sorprendió bastante. Como no he hecho nunca este tipo de actividad he empezado en una clase para principiantes, fuí la única de la clase porque las otras compañeras (creo que vamos a ser tres) no pudieron ir así que fue una clase particular.

Empezamos aprendiendo a respirar, algo tan simple como éso y que hacemos tan mal, y después hicimos unos cuantos ejercicios y acabamos con un poco de relajación. La sensación mía cuando acabamos es de que estaba flotando y hasta de que había crecido, alucinante!!, por no hablaros de lo relajada que salí de allí.

 La valoración es totalmente positiva y ya estoy deseando de que llegue el jueves para ir otra vez; aunque me habían hablado mucho de lo bueno que es hacer yoga, y más en estos tiempos que vamos como locos corriendo de un sitio a otro sin saber muy bien a dónde vamos, nunca pensé que iba a notar sus beneficios en tan sólo hora y media como que llegué a casa y los niños estaban jugando y chillando a puro grito y no me inmuté lo más mínimo, jajaja.

Os lo recomiendo totalmente, si teneis oportunidad de probarlo es una buena manera de desconectar del mundo exterior.

Ahora os dejo que tengo que meditar, nos vemos pronto.

Ommmmm...   Ommmmmm...   Ommmmm...

Comentarios

Aramat ha dicho que…
A mi también me gustaría hacerlo y creo que después de leerte voy a ir buscando a donde ir jeje ;)
Eva Menéndez ha dicho que…
Anímate, merece la pena, sales con todas la energía renovada o como dicen los yogis canalizada, jajaja.
NoraStyle ha dicho que…
evaaa mil gracias x seguirme wapetona! te sigo yo a ti tambien
Eva Menéndez ha dicho que…
Gracias guapa!!!!
Un besazo.

Entradas populares de este blog

HABLEMOS DE... COVERMARK: SIN RASTRO DE MARCAS

BAJO LA LUPA... ANTIOJERAS CERNOR (1ª PARTE)

¿PARA PRESUMIR HAY QUE SUFRIR?